Saltear al contenido principal
Experiencias

El directorio y su planificación estratégica

planificación y el directorio

Planificación estratégica: El directorio no puede ser un actor de reparto

Llega esa fecha en que se deben revisar -y corregir- los planes y objetivos anuales en las empresas y esta actividad no debe ser ajena al directorio.

Es más, en el caso específico del Perú, la Ley General de Sociedades (LGS) establece que el Directorio es el responsable de la dirección y el buen gobierno de la empresa y establece, además, que este debe aprobar el plan estratégico de la empresa.

Sin embargo, más allá de la obligación legal, considero que el directorio más que simplemente aprobar el plan estratégico de la empresa, debe involucrarse en la hechura del mismo, confeccionando además el suyo propio.

He observado en algunas empresas que dentro de su planificación incluyen al directorio en la discusión de esta, así como de sus objetivos. Se toma como muy buena práctica que el directorio esté presente y participe en ello, sobre todo cuando se tratan y tocan aquellos objetivos de mediano y largo plazo.

He visto casos también en los que se plantean objetivos de largo plazo y con respecto a ellos el directorio ayuda y acompaña a la empresa con la visión de mediano y largo plazo, planteando la estrategia, los recursos, esfuerzos y las piezas clave necesarias para alcanzar dichos objetivos, tanto a nivel interno como externo.

Sin embargo, la mejor práctica que he visto es que el directorio planifique también su propia estrategia, sumada por supuesto a los objetivos macro de la empresa, incidiendo en establecer sus objetivos de mediano y largo, en virtud de los cuales trabajará y sobre cuyo cumplimiento se autoevaluará.

Para mayor claridad, y basado en mi experiencia, aquí comparto una lista general de algunos de estos objetivos:

  • Revisión de planes – ventas, marketing, producción-.
  • Gerencia General – objetivos, metas y plan de sucesión.
  • Financiamiento y afectación del presupuesto.
  • Proyectos, inversiones y mercados.
  • Regulación: ¿Es necesaria una estrategia regulatoria?
  • Posiciones claves en la empresa, planes de retención, formación y contratación.
  • Funciones y sesiones, funcionalidad del directorio.
  • Otros – propios de la industria y/o mercado.

Al ser un proceso continuo, el plan estratégico debe ser revisado y ajustado periódicamente para garantizar la competitividad de la empresa. Además, dependiendo de la etapa en la que se encuentre la empresa, este plan le permitirá mantener y revisar tres puntos clave:

  • Definir -o redefinir- el propósito y los objetivos de la empresa. ¿Qué queremos lograr como empresa? ¿Cuál es nuestro valor diferencial?
  • Analizar el entorno interno y externo de la empresa. ¿Cuáles son nuestras fortalezas y debilidades? ¿Cuáles son las oportunidades y amenazas que enfrentamos?
  • Desarrollar una estrategia para alcanzar los objetivos de la empresa. ¿Qué acciones debemos tomar para lograr lo que queremos?

Asimismo, es recomendable que cada directorio, en función a los lineamientos de la empresa, trabaje en encontrar la forma de “bajar” estos objetivos a la compañía, haciendo que aquellos comunes a ambos contribuyan al desarrollo y competitividad de esta.

Para ello, es importante que este proceso se realice teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  • Involucramiento: Debe ser participativo, involucrando a las posiciones clave para la consecución del plan y sus metas.
  • Flexibilidad: Los mercados están en contante cambio, por lo cual tanto el plan como su elaboración deben estar dotados de cierta flexibilidad para adaptarse a estos.
  • Seguimiento y evaluación: Es importante realizar un seguimiento del progreso de planificación estratégica y realizar evaluaciones y ajustes periódicos para garantizar que se estén alcanzando los objetivos.
  • Comunicación y transparencia: Debe haber comunicaciones claras y emitidas con transparencia, así se vea la coherencia entre lo que se dice, se planifica y se ejecuta.

En conclusión y toda vez que el proceso de planificación estratégica no es ni debe ser ajeno al Directorio, se recomienda a este involucrarse en este, con un énfasis mayor en los objetivos de mediano y largo plazo. En caso de que estos objetivos no existan aún, debe establecerlos.

Asimismo, el directorio debe determinar sus propios objetivos en función a los de la empresa y así y mediante su sesionar, debe dirigirla de forma competitiva y eficaz.

Share this Article

Discussion

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Buscar