Saltear al contenido principal
Experiencias

¿Qué perfiles deben estar sí o sí en un directorio?

Con mis artículos anteriores quedó claro que, además del presidente, debe haber un abogado en el directorio. La pregunta ahora sería, ¿qué otros profesionales deberían sumarse?

Acá viene una de las preguntas más difíciles a la que se enfrentan quienes arman los directorios, pues los perfiles que busquen para su integración deberán generar un balance en cuestión de sus aportes a la dirección de la estrategia empresarial.

Los accionistas, como proponía al principio, podrían delegar en el presidente estas facultades y ser este el que “arme” su equipo y hacerlo de manera diversa (es decir, con diferentes perfiles profesionales). Más allá de estos detalles, ¿existen perfiles que deberían estar sí o sí en los directorios? Definitivamente.

En mi experiencia, son cuatro los perfiles profesionales que siempre han estado presentes en los directorios y que podrían ser considerados como “perfiles constantes” en estos.

Estos son tomados en consideración no tanto por sus profesiones, sino por sus experiencias y el aporte que estas entregan a la empresa. Así, tenemos siempre (o deberíamos tener) al financiero, al de ventas, al de operaciones y al legal. Cabe resaltar que, con el tiempo, se han ido sumando otras experiencias necesarias, acordes con la complejidad, con el rubro al que se dedique la empresa o con los cambios y evolución natural de los negocios.

Asimismo, veo que se han ido sumando otros dos perfiles relevantes y que pronto formarán parte de los “constantes”: gestión de capital humano y tecnología.

Nuevamente, estas afirmaciones se basan en mi experiencia, situaciones que me ha tocado experimentar de primera mano ya sea participando activamente o como parte de estos procesos.

Lee también: La ausencia del Asesor Legal en el Directorio: Una señal de alerta para el gobierno corporativo

Esto no es excluyente ni quiere decir que además de los perfiles constantes no sea necesario buscar otros perfiles para armar un directorio con la diversidad de roles que requiera la empresa.

Sin embargo, hay que tener cuidado cuando se suman otros perfiles: podría darse el caso de que la empresa en cuestión quisiera tener en su directorio a un especialista por cada negocio al que se dedique la organización, y eso constituiría un directorio sumamente complicado de manejar.

En la mayoría de los casos que he visto, las empresas buscan a personas con trayectorias o experiencias profesionales que no solamente responden a ciertos atributos necesarios para integrar el directorio (liderazgo, comunicación, ética, estrategia, probada valía profesional, capacidad de trabajar en equipo, etc.) sino también una conjunción de las experiencias necesarias que hagan de su contribución un real aporte de valor a la empresa. Es decir, calidad sobre cantidad.

Retomando a los perfiles constantes, considero que, si bien todos son importantes, contar con un director con perfil financiero en el directorio resulta fundamental. Este aportará una perspectiva especializada sobre la situación financiera de la empresa. Además, será capaz de analizar los datos financieros, las tendencias y riesgos, y de asesorar al directorio sobre las mejores decisiones para la empresa; amén de ser quien esté a cargo de la revisión de las auditorías -contables y financieras- y de los riesgos de la empresa.

Este, además de la experiencia financiera, debe ser una persona íntegra y de reconocida reputación. Su credibilidad es fundamental para que pueda ejercer su función de manera efectiva. Además, debe ser capaz de inspirar y motivar a los demás miembros del directorio, así como de tomar decisiones difíciles de manera efectiva. Algunas de las habilidades que debe tener un director con perfil financiero son:

  • Conocimiento de los principios contables y financieros: Debe tener un conocimiento profundo de los principios contables y financieros para poder analizar los datos de manera efectiva.
  • Habilidades analíticas: Debe tener la capacidad de analizar los datos de manera crítica y objetiva para identificar tendencias y riesgos.
  • Habilidades de comunicación: Debe ser capaz de comunicar los datos financieros de manera clara y concisa al directorio.

Acá una de las situaciones clave que he experimentado, es que el papel del director financiero, en su interacción con los demás miembros del directorio, es el de asesor. Este aporta su conocimiento y experiencia financiera al directorio, para ayudar a los demás miembros a tomar decisiones informadas sobre la estrategia, la organización y la gestión de la empresa.

Asimismo, interactúa quizás más de cerca que el resto de los directores, con el CFO -o sus equivalentes- de la empresa, revisando y planificando de manera estratégica las finanzas para mantener la salud financiera de la empresa en la consecución de su propósito.

En resumen, debe desempeñar un papel activo en el directorio, no solo participando de las discusiones y debates, sino también expresando sus opiniones de manera clara y concisa, estando dispuesto a compartir sus conocimientos y experiencias con los demás miembros del directorio, ayudándolo a tomar decisiones informadas.

Share this Article

Discussion

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Buscar