Saltear al contenido principal
Experiencias

Directorios… ¿y quién se ocupa de la diversidad?

A propósito de mi publicación anterior, recibí varios comentarios con respecto a esta forma de elegir a los miembros del directorio, en su mayoría cuestionando diversos aspectos de esta práctica o sistema de elección y de qué se debía hacer para no caer en la falta de diversidad de los directores, al ser elegidos por el presidente. Recordemos que no la propongo como la mejor ni única práctica, sino como la que he visto conducirse con la mayor eficiencia respecto al equipo que “arma” el presidente elegido.

Los temas en común de estos comentarios eran respecto a la diversidad de los directores entre sí, que de ser elegidos por la misma persona, podrían ser afines a ésta -al presidente del directorio- y/o en el “peor” de los casos, pensar igual que él o ella.

Sobre si los directores elegidos -entendiendo que serán ratificados por la Junta General de Accionistas- sean afines al presidente, no he presenciado un real conflicto al interior del directorio por ello. Sí considero que podrían generar ciertas suspicacias y votaciones en bloque sin mayor discusión de existir dichos conflictos o hacer mayoría, y es por ello que se requiere es diversidad y balance, la misma que dependerá de cómo se elijan.

He visto como una muy buena práctica de buen gobierno corporativo, que los directorios establecen en su reglamento los parámetros para evitar caer en ese sesgo, los que podrían establecerse como requisitos para su elección.

Estos, incluyendo -e incluso dentro de la delegación de facultades- y además de las descripciones de puesto que debe cumplir un director, la especificación de cómo evitar posibles conflictos de interés, incluyendo dicha afinidad con el que los elije.

En los directorios a los que he asistido, diría que la regla general ha sido (y es) que son diversos, ya que están compuestos por profesionales con experiencias distintas, profesiones distintas e incluso edades y sexos distintos; además de venir con especialidades de áreas como finanzas, ventas/marketing, operaciones y tecnología, recursos humanos y legal.
Nuevamente, la diversidad se dará en función y dependerá mucho de lo que se requiera de la posición.

Asimismo, dependerá también de la estrategia del equipo el no asimilar de plano la idea del presidente, sino estar preparado para hacer la pregunta adecuada y sobre todo la incómoda dentro del marco de lo necesario para la estrategia de la compañía. Y es allí donde se podría generar el paradigma de que dependerá del mismo presidente escoger como miembros del directorio que preside, personas que incluso difieran con él.

La diversidad debe ser vista desde una perspectiva de pensamiento, estrategia, antecedentes profesionales o experiencias, incluso de industrias diferentes -en los casos de industrias conexas o que se prestan servicios-, de donde se ve y se nutre la propia compañía de enfoques diferentes, pero siempre comunes al propósito de la empresa.

Share this Article

Discussion

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Buscar