Saltear al contenido principal
Experiencias

Asesor legal o director con experiencia legal ¿Cuál es la mejor opción para el directorio?

Una de las preguntas he recibido, a propósito de mi publicación anterior, es si la posición del asesor legal, que se recomienda que siempre tenga voz y presencia en el directorio, puede ser la del director independiente que tenga experiencia legal. La respuesta es “depende”.

He experimentado situaciones en las cuales las empresas colocan como miembro de su directorio a uno de sus asesores legales externos, que por lo general es un profesional con gran conocimiento y experiencia al haberse desempeñado como asesor “de cabecera” de los accionistas y de la empresa.

Asimismo, he visto casos donde la asesoría legal de la empresa recaía sobre la misma persona y otros en los que no. En estos últimos incluso había dos abogados en la sesión. A este respecto, como decían nuestras abuelas, “hasta en el Cielo hay jerarquías”, y en caso de tener dos abogados, lo lógico sería que el de mayor “seniority” sea la voz legal del directorio. Lamentablemente, en mi experiencia, eso no siempre se da así.

Volviendo a la pregunta que abre este artículo, analizaremos todos los escenarios posibles para la figura del asesor legal:

Escenario 1 – Ambas posiciones confluyen en 1 persona/posición

En este caso el asesor legal externo conoce el negocio desde sus inicios o mejor dicho su experiencia ES la empresa, pues acompañó a los fundadores en su constitución, asesorándolos para su creación y formación desde sus inicios hasta la conformación de su directorio, ha sido parte de la transformación/estrategia/corporativización de la empresa y conoce desde sus operaciones hasta su plan estratégico o ha librado mil batallas para mantener la empresa a flote en tiempos de crisis y ahora pone esa experiencia a disposición de la empresa y del directorio.

Escenario 2 – Asesor legal corporativo o director abogado

En este escenario se busca que además del asesor legal de la empresa -el corporativo- el directorio cuente con un profesional en derecho con una especialidad definida y para un tema específico.

Por ejemplo, la empresa que posee operaciones en varios países y consolida resultados en estos y requiere de una visión tributaria estratégica del negocio, u otra que al tener un gran número de trabajadores requiera la visión de alguien con mucha experiencia en estrategias de relaciones laborales.

Esto también aplica para empresas que resultaron dañadas por crisis reputacionales y busquen tener a un profesional curtido en crisis y cumplimiento corporativo que ayude en la tarea, a mediano o largo plazo, de salvarlas.

Escenario 3 – dos asesores legales

Iguales -gemelos idénticos-, no. Pero sí que haya dos abogados con las experiencias y habilidades necesarias para el manejo y asesoría legal de la empresa, que ayuden a la conducción del negocio, reducción de sus riesgos y consecución de su objeto social. Uno en el directorio y otro en la gerencia.

Aquí queda distinguir el rol que cada uno de ellos tendrá en la empresa. Así podemos encontrar que el director no “ejerza” su profesión legal en la empresa, sino que su posición sea más por experiencia y conocimiento del negocio en sí, pudiendo sin embargo “ayudar” al asesor legal de la empresa.

En este escenario es también necesario mencionar que muchas veces estas dos personas se diferencian por años, tanto de experiencia como de edad, y es en su convivencia y entendimiento que la empresa se nutre de ambos para la consecución de su propósito, con el director a veces prestando su experiencia -e incluso haciendo las veces de mentor- al asesor legal en el ejercicio de su rol. A propósito de esto, he tenido la suerte y agradezco la oportunidad de haber vivido esta experiencia en diferentes oportunidades.

Como podemos ver, la decisión de contratar a un asesor legal o a un director con experiencia legal dependerá de las necesidades específicas de la empresa. En general, considero que la mejor opción si una empresa se encuentra en esta disyuntiva podría ser la de consultar con un abogado especializado en gobierno corporativo. Este podrá evaluar las necesidades específicas de la empresa y recomendar el mejor curso de acción, siempre dándole voz y presencia en el directorio de la empresa.

Share this Article

Discussion

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Buscar